Rabiya Basri, La Mujer Sufí

A cargo de Hasnat Mustafa Hashmi, Abogado, responsable de Relaciones Públicas a Minhaj Ul QuranInternational Spain.

Miércoles7 de febrero, 2018. Centre Ronda Barcelona.

Rabiya Basri. Se cree que nació entre los años 713 y 717 (entre el 91 a 95 después de la héjira (d. H.) en el calendario musulmán) en Basora, Iraq. Gran parte de los primeros años de su vida fueron narrados por Farid ud-Din Attar, otro santo y poeta sufí, más tardío, quién utilizó fuentes más tempranas. Rabia no dejó ningún texto escrito por sí misma.
Fue la cuarta hija de una familia muy humilde; de ahí su nombre, Rabiya, que significa “cuarta”. A pesar de ser conocida por su período de esclavitud, no había nacido en tal condición; su familia era pobre, pero respetada en su comunidad.

Luego de la muerte de sus padres durante una hambruna que asoló Basora, Rabia, muy joven, y sus hermanas se separaron para buscarse subsistencia. La leyenda cuenta que mientras viajaba en una caravana, cayó en manos de unos ladrones. El jefe de éstos tomó cautiva a Rabia, y la vendió en el mercado como esclava.

El nuevo amo de Rabia la empleaba en duros trabajos. Ella, después de terminar con sus labores en la casa, pasaba la noche entera en oración; también observaba ayunos muchos días. Una vez el dueño de la casa se levantó en medio de la noche, y fue atraído por la voz de Rabia rogando a su Señor.

Rabia había pasado de los ochenta años cuando murió, habiendo seguido la senda mística hasta el final. Sentía que estaba continuamente en presencia de su Amado (Alá); Tal como dijo a los que la rodeaban: “Mi Amado está siempre conmigo”. Murió en Jerusalén en el año 180 d.H (año 801 del calendario occidental), y se cree que fue sepultada en la Capilla de la Ascensión.